jueves, febrero 9, 2023

InicioOpiniónTrump, Biden, PRM, gobierno y PLD

Trump, Biden, PRM, gobierno y PLD

Por Luis Céspedes Peña

Los procesos electorales de República Dominicana y Estados Unidos, serán de gran interés para los candidatos de ambas naciones, en virtud de las incidencias de sectores políticos en cada una de esas naciones.

El ex Presidente Donald Trump se perfila como el candidato presidencial del Partido Republicano (PR) para las venideras elecciones y el actual gobernante, Joe Biden, del Partido Demócrata (PD), ya es promovido por seguidores suyos que piensan en su reelección.

Trump, siendo Presidente de Estados Unidos, sacó del poder al PLD. Y se fue más lejos. Envió a su secretario de Estado, Mike Pompeo, que en nuestro país se conoce como canciller, para advertir al Presidente dominicano, Danilo Medina, que no podía aspirar a su reelección. ¡Y así ocurrió!

Pero eso no fue lo peor. Trump silenció cuando el presidente de la Junta Central Electoral (JCE), Julio César Castaños Guzmán, suspendió las elecciones nacionales el mismo día que se desarrollaban en nuestro país, respondiendo a intereses políticos de la oposición.

¡Y así Castaños Guzmán pasó a la historia, dejando a un lado el prestigio que se había ganado!

Esas acciones fueron logradas por el PRM en el poder republicano de Estados Unidos. ¡Y así se comprometió con Trump, que luego perdió las elecciones!

Y Medina, que facilitó una gran logística a favor del entonces candidato demócrata, Joe Biden, también se comprometió con éste, aunque antes había una relación política entre ambos.

La diferencia entre ambas personalidades norteamericanas, es que Biden ganó la Presidencia de Estados Unidos. ¡Es así como tenemos a los perremeístas favoreciendo a Trump y los peledeístas al actual jefe de Estado de la gran nación!

Si las estrategias políticas norteamericanas siguen iguales, no hay duda de que el poderoso Trump estará sustentando al PRM y el gobierno de Biden al PLD.

El problema para el PRM es que las elecciones presidenciales y municipales dominicanas son antes que las de Estados Unidos.

A parte de la gran inflación que afecta al país, a causa de los altos precios de todos los productos y servicios, su adversidad al actual Presidente Biden, la falta de seguridad ciudadana, como de la propiedad privada, parecen tenerle el camino cerrado al PRM.

Pero el alto costo de la vida también mantiene en campaña en perjuicio del gobierno, a una gran mayoría de sus votantes en los comicios pasados, los cuales están deseosos de que lleguen las elecciones del 2024, para votar en contra del PRM.

No hay que ser ningún analista para saber del poder político que tiene el PLD, el cual-con un candidato que por los problemas que provocó la división de la entidad con salida del ex Presidente Fernández- sólo tuvo cuatro meses para que su candidato presidencial, Gonzalo Castillo, hiciera campaña electoral.

Pero aún así, obtuvo el 38 por ciento de los votos. Y como se sabe, Medina, temeroso, quizás por las amenazas de Trump, no hizo campaña electoral, como también ocurrió con la mayoría del Comité Político, cuyos miembros se mantuvieron ajenos al proceso.

Al gobierno del Presidente Luis Abinader se le cuestiona que envía a la cárcel a ex funcionarios de los gobiernos de Medina y Leonel Fernández, acusados de corrupción usando a fiscales, lo que no ocurre con los dirigentes perremeístas destituidos por el gobernante, por hacer supuesto mal uso de recursos del Estado.

Casi siempre, el Ministerio Público pide 18 meses de prisión como medida de coerción contra los ex funcionarios pertenecientes al PLD, pero los del actual régimen, que son muchos los destituidos por el gobernante, por causas similares, son mandados para sus hogares.

Es como decir los malos van para los infiernos y los buenos colocados en los altares. ¡Así no!

Creemos que al Estado se va a trabajar para servirles a los demás, no a robarle sus bienes, pero rechazamos que el gobierno use el poder para castigar a opositores y “honrar” a los oficialistas.

 Si la idea es determinar si alguna persona que trabajó o trabaja en el Estado robó, se le debe juzgar de inmediato, porque así el pueblo sabe si es culpable o no.

Una persona que permanezca casi dos años en prisión y luego es dejada en libertad por falta de prueba, crea un gran malestar en la sociedad.

Debe terminarse con esa práctica, porque no hay dudas de que detrás de ciertas acusaciones de fraudes, hay persecución política. Casi dos años de prisión como medida de coerción, es una condena indirecta. Si se tiene la seguridad de que los acusados robaron en el Estado, ¿por qué no juzgarlos de inmediato? El problema está en que el gobierno sabe que muchos de los acusados saldrán en libertad por falta de pruebas.

Las autoridades políticas o judiciales que están actuando de esa manera, olvidan que los gobiernos no son eternos. ¿Pregúnteselo al prisionero ex procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, con su enfrentamiento con la hoy procuradora general de la nación, Miriam Germán? ¡Hoy le toca a Tingolo y mañana a Pirolo!

Nadie duda de que hay algunos magistrados que obedecen más a las instrucciones políticas oficialistas, que al buen conocimiento de los casos judiciales. Vivimos en un país que la mayoría apoya el castigo judicial a quienes hacen fraudes en el Estado, pero rechaza el uso del poder para destruir figuras políticas de la oposición, con la falsa idea de que eso fortalecerá al partido de gobierno. ¡Es todo lo contrario, porque se desacredita!

Esa práctica, cuando fue iniciada por el gobierno del PRM, despertó cierto interés en la población, pero cuando ésta se dio cuenta que la estrategia tenía como resultado ir creando escándalos para ocultar los altos precios de los productos de consumo diario, dejó de creer. Ahora lo que el pueblo está haciendo es exigirle al gobierno rebajas en los precios de los productos o servicios, y políticas claras para las inversiones públicas.

¡Gracias por leernos!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments