lunes, noviembre 28, 2022

InicioOpiniónMisión oportuna ante turismo de Pedernales

Misión oportuna ante turismo de Pedernales

El municipio principal tiene una superficie de 135 kilómetros cuadrados y 19 mil habitantes. La deuda social acumulada a la provincia es un bochorno nacional. Los planificadores estatales manejan el dato de 70 por ciento de pobreza y 54.3% para la región (Enhogar, 2021).

Una misión de 26 estudiantes de maestría en Planificación Urbana y Paisajismo y sus profesores de las universidades de Pensilvania y Drexel, en Filadelfia, Estados Unidos, y representantes de la Universidad Iberoamericana (Unibe), de Santo Domingo, harán este fin de semana un descenso a la fronteriza ciudad Pedernales para identificar puntos con valor histórico, arquitectónico, cultural y gastronómico y realizar el taller colaborativo de diseño urbano “La ciudad que queremos”.

Bienvenida sea la iniciativa de mejora de la ciudad y el aporte que se pueda hacer a la tarea pendiente de ordenamiento territorial. Pero los resultados no deberían correr la suerte de otros proyectos ahogados en el olvido, sino aterrizados tan rápido como el próximo año.

El trabajo es parte del interesante Programa Interuniversitario para el Desarrollo Urbano de la Zona Fronteriza establecido en la estrategia MiFronteraRD, que ejecuta la Dirección de Desarrollo de la Zona Fronteriza del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (Mepyd), presidida por Erick Dorrejo. La Alcaldía y la Gobernación serán anfitrionas.

El municipio dominicano vecino de la extremadamente pobre comuna haitiana Anse -a- Pitre, en el distrito Belle-Anse, departamento sureste, es el centro de lanzamiento de un programa de desarrollo turístico y de un plan de inversión social gubernamental en las cuatro provincias de la región Enriquillo, en el sur largo (Independencia, Baoruco, Barahona y Pedernales).

Pedernales es la séptima provincia más grande de la República Dominicana (2,080 kilómetros cuadrados, casi 68 por ciento de los parques nacionales Jaragua y Baoruco). Pero es la menos poblada (37,000 habitantes, a razón de 15 por kilómetro cuadrado). El municipio principal tiene una superficie de 135 kilómetros cuadrados y 19 mil habitantes. La deuda social acumulada es un bochorno nacional. Los planificadores estatales manejan el dato de 70 por ciento de pobreza y 54.3% para la región (Enhogar, 2021).

El drama, sin embargo, es más tétrico si se mira la cobertura de acceso a servicios básicos como agua potable, electricidad, educación y salud, así como el desorden territorial, estado de las vías hacia las comunidades agrícolas de la sierra; el crecimiento de los vicios y la escasa valoración de sus recursos históricos, arquitectónicos, culturales y de los padres y madres que fundaron el pueblo en1927.

Reconforta que la actual gestión de gobierno se haya enfocado en esta provincia tan poco atractiva para los políticos dada la escasez de votantes.

Sobre todo, que motorice un diseño urbano de la ciudad, aun sea a través de discentes extranjeros y dominicanos.

En Pedernales está todo por hacer. Y una de sus grandes carencias es el caos en el crecimiento urbanístico. Insufrible. Lo he escrito una y mil veces.

A propósito del Proyecto de Desarrollo Turístico que se ejecutará en Cabo Rojo (16,000 habitaciones hoteleras), he sostenido que la ciudad urge de intervención para modernizarla y crear empresas sociales y atractivos para comunitarios y turistas. Porque -de lo contrario- caeremos en los mismos los errores de enclaves rodeados de cinturones de miseria. En sitios anárquicos dominados por los vicios y la prostitución. Insoportables.

De ahí nuestro discurso sostenido sobre la necesidad de la construcción del Frente Marino frente a la playa local (malecón, apartamentos, centros comerciales, restaurantes, zonas de recreación), anunciada hace un año y tres meses por el presidente Luis Abinader.

Igual, nuestra propuesta de conversión de la simbólica calle Juan López en peatonal y en zona de restaurantes, tiendas de suvenires y demás. Construcción de un edificio de oficinas públicas y apartamentos para desarrabalizar la cadena de tugurios de la periferia de la ciudad promovidos por malos políticos.

Y la recreación de la casa del administrador de la colonia en la 27 de febrero esquina Genaro Pérez Rocha (fundación del pueblo, primer hotel, primera fábrica de hielo y helado) para que sea centro de visitantes; así como la construcción de un monumento a los padres fundadores y de lugares para la gastronomía de la región.

Acojamos, como solo nosotros sabemos hacerlo –con extrema hospitalidad– a los muchachos y las muchachas de la carrera de Arquitectura de las universidades estadounidenses y de la dominicana. Su misión ha de ser productiva, y la calidez de nuestra gente, memorable para ellos.

Y esperamos que el presidente Abinader dé el toque de trompeta de agilización de todas las obras para el proyecto turístico anunciadas desde su jura el 16 de agosto de 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments