9 consejos de Pepín Corripio

Todos los negocios tienden al fracaso. Así lo asegura José Luis Corripio Estrada (Pepín) al introducir una intervención[1] sobre el éxito en el campo empresarial. Lo explica con un ejemplo: “El fracaso es inevitable, salvo que quienes trabajan en el negocio lo impidan. Los negocios son como una carreta en una cuesta, que solo tiene una dirección, y es hacia abajo. Los que la llevan tienen que empujarla siempre y no soltarla. Hay gente que en lugar de empujar la carreta hacia arriba se sube en ella, poniéndola más pesada, para que baje más rápido”.

Literalmente, partiendo de esta idea, resulta cuesta arriba  mantener una empresa viva y saludable. En un escenario naturalmente adverso, ¿cuál es la clave para el éxito empresarial? Don Pepín dice que pese a sus muchos años de experiencia no tiene una fórmula concreta, pero sí ofrece algunos consejos que, a su entender, ayudan si bien no a lograr el éxito, a quedarse con la satisfacción de haber hecho lo que se tenía que hacer para alcanzarlo.

Los enumera con -más o menos- estas palabras:

Persistir

Hay muchas formas de éxito: el familiar, el económico, el profesional, etc. De todas, el éxito económico es el más perseguido, pero es caprichoso y con cualquier cosa se puede perder. En cambio lo que tiene la oportunidad de hacer por la familia y por la sociedad, permanece. Haga lo que tenga que hacer. Si el éxito le llegó, bienvenido. Si no, no hay remordimiento porque se hizo lo que se tenía que hacer. Cuando esté cansado de trabajar, que quiera acostarse, que ya no pueda resistir trabajo adicional, trabaje por lo menos tres horas más. La persistencia, más que la inteligencia, es clave para el éxito. Y mejor si podemos combinarlas.

Procurar la calidad

Trabajen unidos, que cada cual ponga su granito de arena y haga bien lo que tiene que hacer. …Una vez me preguntaron que qué es lo que hay que hacer para que República Dominicana progrese. Yo dije: que todo el mundo haga bien su trabajo. No porque esté forzado por otros, sino porque, en custodia de su propio esfuerzo, haga el trabajo correctamente. Si a mí me hubiera tocado barrer en esta vida, que pudo haber sucedido, mi interés habría sido ser el mejor barrendero. Esa es la aspiración que debe tener todo el mundo, independientemente del trabajo que haga. Porque el trabajo es un disfrute personal cuando se hace bien.Si me hubiera tocado barrer en esta vida, que pudo haber sucedido, mi interés habría sido ser el mejor barrendero. José Luis Corripio Estrada.CLIC PARA TUITEAR

Vivir modestamente

En una ocasión me preguntaron que cómo mi familia pudo obtener el éxito económico. Yo respondí que porque llegamos a tener las comodidades con diez o 15 años de retraso. Hay una mala costumbre de anticipar el gasto en nuestras familias, de tener las comodidades antes de tener la posibilidad financiera. Empiezan a gastar y a inventarse necesidades antes de fortalecer la empresa o su ahorro. Esto conduce al fracaso. Yo tuve mi primer carro usado a los 28 años. Ahora un niño de 15 aspira a tener un Mercedes-Benz. Esas son malas educaciones, porque la abundancia es la peor forma de educar y la peor forma de administrar. En mis empresas les digo a mis administradores que hay que crear una sensación de pobreza para mantenerse vigente económicamente. Cuando la gente empieza a creer que es rica, ahí empieza el declive, inmediatamente. Las instituciones tienen que manejarse con austeridad.

Mantener la disciplina

Ahora dicen que la educación es complacer, y la educación es limitar. La fuerza de voluntad se fortalece con la disciplina. Fíjense que las instituciones que más han permanecido en el tiempo son las militares y las religiosas, y tienen en común que se sustentan en la disciplina. …Sentirse jefe es peligroso. A los papas, cuando los eligen, les dicen una frase para ponerles clara su misión. En latín dicen: Usted es el siervo de los siervos del Señor. Eso es lo que es ser jefe.  …El problema grande empieza después que se tiene éxito. ¿Qué hacer con el éxito? ¿Cómo administrarlo?

Prepararse para la adversidad

Cuando analizo un proyecto yo tengo un método muy original para estudiarlo: me traen una cantidad de papeles enorme que no leo. Luego pregunto por las ventajas y desventajas. Me dicen que tiene 10 ventajas y solo dos desventajas, por ejemplo. Lo malo del caso es que las dos malas van a suceder fácil y rápido, desde que uno compre el negocio, y lograr las buenas será más difícil que entrar el pie en un zapato más pequeño. Las cosas negativas en los ambientes económicos suceden espontáneamente y son para las únicas que hay que estar preparados. Las cosas positivas, a base de esfuerzo y persistencia, no espontáneamente. Para las cosas buenas estamos listos y encantados en cualquier momento.

Aprender a decir no

Una vez me preguntaron que cuál es la palabra clave en la vida, una sola palabra. Les dije: la palabra no. Esa es la  palabra más determinante en el éxito en la vida. Cuando se usa adecuadamente y se dice no en el momento oportuno, porque significa que se ha tomado una decisión, un carácter, un análisis de lo que se está hablando. Decir que sí, en cambio, siempre es una complacencia con la opinión del otro. El no es la palabra clave. Mucho decir que sí ha tenido siempre una secuela de fracasos.

Usar el dinero para el bien

Hay muchas cosas que se obtienen con dinero. Para mí, la ventaja más grande que te ofrece el dinero es poder servir a la comunidad y no tener que dejar de hacer cosas por ti y tu familia por falta de dinero. El dinero debe ser usado con buenos fines, debe ser una fortaleza espiritual y no un motivo de vergüenza. El éxito que más hay que explicar es el éxito económico, porque puede estar ligado a malas conductas.

Ocuparse más, teorizar menos

Otro consejo, uno que les di a unos estudiantes de Boston en una conferencia: Leer el libro de dieta no los rebaja. Yo no hago nada diciéndoles cómo se rebaja si ustedes no practican la dieta, si no hacen ejercicio, si no dejan de comer en exceso, si no hacen el esfuerzo y la dedicación.

No abusar de uno mismo ni del éxito

Dijo una vez el Dalái Lama una frase que me impactó mucho. Dijo: “Yo no entiendo al hombre occidental. Se pasa la vida trabajando para tratar de conseguir dinero, pero se enferma buscando el dinero y tiene que gastar el dinero buscando la salud que tenía antes de conseguirlo. Y vive en el presente, pero solo piensa en el futuro. Por lo tanto, ni vive en el presente ni vive en el futuro. Y vive como si no fuera nunca a morir, y finalmente muere como si nunca hubiera vivido ”.  Esas son cosas para pensarlas al margen de toda consideración personal o transitoria. Porque estamos de paso en esta vida. Lo único que persiste de una persona es lo que haga en servicio de su comunidad, en ayuda a los demás. Nadie es dueño de lo que tiene, estoy convencido de eso, sino administrador temporal. Uno se va y se queda todo, y otros vienen a administrarlo por algún tiempo más. Tengan eso presente. Les estoy dando razones económicas para tener éxito y razones morales para no abusar del éxito.


[1] Corripio Estrada compartió estas ideas el viernes 26 de abril de 2019, durante una conferencia impartida en el acto de presentación de resultados financieros de CUNA Mutual Group en República Dominicana.

Comentarios

Compartir