Aquí entre nos….. Retazos de historia en las Memorias de Carmenchu Brusiloff

Por Alexis Almonte

Muchos de los testimonios contenidos en la obra “Retazos de mi Vida”, de la destacada periodista Carmenchu Brusiloff,  son, a mi humilde entender, fuentes de inestimables valor e interés para nuestra historiografía contemporánea.

Veamos. Dado el liderazgo de su esposo, el coronel piloto Ángel Ramos Usera, dentro de la oficialidad joven y mentalidad progresista que emergió de esa etapa álgida y convulsa de nuestra historia reciente, que fue el post trujillato, su hogar fue escenario de acontecimientos importantísimo, pero aún no plenamente conocidos.

La participación del Coronel Ramos Usera, en los acontecimientos memorables del 18 de enero de 1962, cuando la oficialidad joven de la época, con el extinto coronel Fernández Domínguez a la cabeza, tuvo la audaz determinación de salvar del desastre a un país que cabalgaba sobre el filo de la navaja, es de los aspectos trascendentes en la obra de Brusiloff.

Los aviones y los tanques encendieron los motores en advertencia disuasiva en aquella memorable fecha ante lo que se pretendían el regresionismo dictatorial al amparo de las armas. El general Pedro Rodríguez Echavarría, a la sazón secretario de las Fuerzas Armadas, había instalado, con la anuencia del presidente Balaguer, una Junta Cívico-Militar que resultó natimuerta.

Balaguer, que días antes había parafraseado al presidente colombiano Mariano Ospina Pérez, en el sentido de que “es preferible un presidente muerto a un presidente fugitivo”, salvaba ese mismo día el pellejo, saltando la pared que separaba el patio de su casa de la Nunciatura Apostólica para refugiarse en su interior.

Liberado de su arresto en la Base Aérea de San lsidro, el presidente Rafael F. Bonnelly y otros miembros del Consejo de Estado,encerrados en el lugar por los golpistas, era conducido en su propio vehículo por Ramos Usera hacia al Palacio Nacional, para que reasumiera su elevada investidura.

La residencia de los Ramos Brusiloff había sido en aquellos tiempos convulsos epicentro de innúmeras reuniones de los altos mandos castrenses. Allí también se reunieron con el presidente Bonelly para tratar sobre las urgencias militares de entonces.

Llama la atención en “Retazos de mi Vida” el insólito e inédito acontecimiento de la elección de los altos mandos por la propia oficialidad de las distintas ramas castrenses, aprobada por el mandatario, de la que resultó principalmente como secretario de las Fuerzas Armadas, el general Víctor Elbys Viñas Román. Nunca antes ni después sucedería algo tan peculiar y extraño.

Esta cúpula militar auxiliaría a Bonnelly en la delicada misión de oficializar el tránsito hacia la democracia, que culminaría con las elecciones del 20 de diciembre de ese año, en las que resultaría electo el profesor Juan Bosch.

La perspicaz e inteligente CarmenchuBrusilof narra sus vivencias de otros acontecimiento trascendentales de nuestra historia, como el derrocamiento de Bosch y el estallido de abril de 1965, que los Ramos Brusiloff vieron desde el exterior, en su dorado exilio de Washington, donde el oficial piloto había sido designado en un cargo diplomático para sacarlo, más bien, del escenario criollo, por intrigas propias del mundillo militar.

Narra la desagradable impresión de la familia por el derrocamiento de Bosch y los vaticinios proféticos del general Viñas Román a su esposo sobre la inminencia de un estallido que desencadenaría en una cruenta guerra civil. Meses después, el 24 de abril de 1965, se cristalizaría el desastre.

Otro hecho no menos importantes es el relacionado con la llegada a Ciudad Trujillo del defenestrado dictador Fulgencio Batista, huyendo despavorido de la entrada triunfante de los barbudos a La Habana. Estaba en una fiesta navideña en la Estancia Radhamés, invitada por Angelita Trujillo, cuando, sin explicársele la causa, los allí presentes son trasladados intempestivamente hacia  la residencia contigua, de la hija del tirano. Su intuición le decía que algo extraño estaba ocurriendo y horas después se enteraría de la presencia de Batista en el país.

También conoce en plena Era de Trujillo a Manolo Tavárez Justo, cuya vivienda colinda con la suya, en la calle Ramón Santana esquina Wenceslao Álvarez, de la Zona Universitaria. No eran amigos propiamente dicho, pero sí de su hermana Ángela.  En mismo sector conoce del idealismo y el activismo ferviente y peligroso de otros jóvenes contra la dictadura. “Les doy mi apoyo moral, más sin involucrarme en sus actividades”.

Acontecimientos que estremecieron al mundo, como el magnicidio del presidente John F Kennedy, el 22 de noviembre de 1962, cuando los Ramos-Brusiloff residían en la capital norteamericana, también figuran en las vivencias de doña Carmenchu. 

“La fecha coincide con el cumpleaños de Ramos Usera. Teníamos previsto una reunión en casa, pero no la cancelamos. En lugar de celebrar intentamos de asimilar tan dramático acontecimiento, compartir opiniones y conjeturas. Jamás alguien previó que en esos tiempo podrían asesinar al presidente americano”, expone la autora.

Hay mucho más de historia en “Retazos de mi Vida”. Insisto en que se trata de un texto recomendable para nuestra historiografía contemporánea.

Comentarios

Compartir