DR-CAFTA beneficiaria al país si se renegocia el próximo año

El tratado de libre comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (DR-Cafta), de ser revisado a partir del próximo año, representa una nueva oportunidad para República Dominicana de plantear cambios en algunas cláusulas. El proceso no será fácil si se toma en cuenta que será necesario convencer a todos los participantes. Sin embargo, cada país tendrá sus temas particulares.

El presidente de la Asociación de Industrias (AIRD), Campos De Moya, en una entrevista para elDinero, puso el tema sobre la mesa y espera que el país se prepare para el proceso. Los productos protegidos por la rectificación técnica: carne de pollo, cebolla, ajo, leche en polvo, frijoles secos, maíz, arroz y azúcar, especialmente el último, no han podido aprovechar las ventajas o tratamiento especial del acuerdo.

“El DR-Cafta nos dio una seguridad jurídica para nuestras inversiones. Aunque ya no teníamos necesidad de apertura del mercado de Estados Unidos, porque ya estaba abierto, nos integró más a Centroamérica, que es la otra parte del acuerdo”, explica De Moya.

Afirma que a raíz del DR-Cafta, hubo industriales dominicanos que aprovechando esta coyuntura hicieron importantes inversiones en Centroamérica, pero también hay muchos centroamericanos que vinieron a República Dominicana. Todo esto, sostiene, ha generado una bonanza económica que ha beneficiado al país.

Sin embargo, no todo ha salido bien. Una investigación realizada por el Centro de Estudios Económicos y Sociales P. José Luis Alemán, de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), financiado por la Cámara Americana de Comercio (Amcham-DR), pone en perspectiva el DR-Cafta.

Plantea que República Dominicana no se preparó para el artículo 3.3 del acuerdo, que contempla un calendario de desgravación arancelaria para diversos grupos de productos, separados por canastas o plazos de desgravación, según su clasificación arancelaria. Aquí se especifica el período de liberación para que todos los productos lleguen a su libre comercio entre los países del acuerdo para 2025.

ADEMÁS:  Vicepresidenta venezolana visita China para promover los lazos bilaterales

Para el presidente de la AIRD, cada quien tiene sus necesidades. Señala que el sector agropecuario, específicamente aquellos que están bajo la rectificación técnica, sienten la necesidad de que la protección que sus productos han tenido se mantenga por años. Especifica que el sector azucarero no quedó satisfecho con lo que se logró en el DR-Cafta.

“Creemos que, para una negociación o revisión del acuerdo, que podría ocurrir desde el próximo año de acuerdo a los términos del tratado, pudiera ser que ahí el sector azucarero logre una ampliación del mercado que ya está necesitando”, explica.

A su entender, estos serían los dos principales requerimientos que tendría República Dominicana en una apertura de conversaciones del DR-Cafta. Admite, sin embargo, que para esto los países centroamericanos y Estados Unidos deben estar de acuerdo, por lo que no será una cosa fácil.

Según la Oficina de Tratados Comerciales Agrícolas (OTCA), del Ministerio de Agricultura, el contingente arancelario de azúcar es de 30,000 toneladas métricas; el 70% (21,000 toneladas métricas) es administrado por el Instituto Azucarero Dominicano (Inazúcar), mientras que el restante 30% (9,000 toneladas métricas) es administrado por la Comisión para las Importaciones Agropecuarias mediante las subastas públicas.

Comentarios

Compartir