Lopez Obrador 30 años de luchando por la presidencia en Mexico

El triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones mexicanas es fruto de un largo recorrido que habla también de la aparición, los tropiezos, las subidas y las bajas de la izquierda en México.

El tigre terminó la jornada bailando de alegría tras el contundente triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales. El voto de la ira se convirtió en verbena. En ese tono, México marcó el inicio de una nueva etapa histórica con un giro a la izquierda, poniendo fin a 30 años de gobiernos neoliberales.

Un cuento en el cual la biografía política de López Obrador ha estado íntimamente ligada a la historia de México.

En las calles del centro histórico de la Ciudad de México todo fue algarabía. “¡Tenemos presidente, uno que escogimos nosotros!”, exclamaba una señora en silla de ruedas, eufórica, mientras llevaba un retrato de Andrés Manuel sobre las piernas. La gente cantaba el ‘Cielito lindo’ a ritmo de batucada. Había algodones de azúcar, banderas ondeando en el aire, risas, muchas risas, mezcladas con llanto de emoción. La gente bailaba y se abrazaba con desconocidos.

Contrario a lo que muchos esperaban, todavía con el fantasma de un posible fraude electoral susurrando en el imaginario colectivo, las elecciones del 1 de julio se convirtieron en una fiesta. “¡Es un honor/ estar con Obrador!”, gritaban los simpatizantes del ahora presidente electo, quien logró imponerse a sus rivales con el 53 % de los votos.

Un hecho sin precedentes, que convierte a López Obrador en el presidente más votado en la historia reciente de México, logrando además obtener mayoría en las dos cámaras del Congreso, algo que no ocurría desde hace casi 20 años.

Andrés Manuel López Obrador en gira de campaña por Zitácuaro, en el estado de Michoacán, México, el 28 de mayo de 2018. / Alan Ortega / Reuters

El peligro de dejar suelto al “tigre” –esa metáfora del enojo social que el político tabasqueño utilizó en uno de los momentos más emblemáticos de su campaña presidencial, para advertir los riesgos de encender al país con un nuevo fraude electoral– se desvaneció con los resultados preliminares. Los rivales de López Obrador aceptaron su derrota tras el cierre de las casillas. Luego vino el reconocimiento del triunfo por parte del presidente Enrique Peña Nieto. Y el tigre terminó danzando entre las calles, con ánimo de carnaval. FUENTE: RT.

Comentarios

Compartir