Empresario Canadiense pide autoridades  reconozcan su derecho de propiedad

El empresario canadiense Raoul Boisse pidió al presidente Suprema Corte de Justicia, al Procurador General de la República  y al presidente Danilo Medina intervenir para que le  reconozcan su derecho de propiedad en la compra de un terreno en la comunidad de Las Cañitas de Sabana de la Mar.

Boisse imploró a al doctor Mariano Germán  y doctor Jean Alan Rodríguez, investiguen su proceso a profundidad porque llevan casi 10 años sin solución.

Narró  que el 28 de mayo del año 2007 compró  un terreno de 352,161 metros en la comunidad Las Cañitas, Sabana de la Mar, El Seibo, con la intensión de desarrollar un proyecto turístico en la zona, para construir un Hotel, residencias y villas, para pensionados canadienses en la que invertirían más de 150 millones de dólares.

Explicó que  compró  a los señores JUAN ELADIO CASTILLO SANTANA y RUBEN DARIO CASTILLO SANTANA, por 9 millones de pesos, entregando 5.2 millones de pesos y el restante cuando entregara el terreno totalmente saneado, desocupado y a su nombre.

Sin embargo, 6 meses después los hermanos Castillo vendieron parte de estos terrenos a otras personas y ha luchado con diferentes  departamentos judiciales para que se le reconozcan el derecho de propiedad sobre sus bienes y ningún tribunal le ha reconocido.

Raoul Boisse viajó a su país, con título original en manos aun a nombre de los Castillo, quien lo mostró a sus socios en el proyecto turístico, hacer las previsiones económicas y presupuestarias con las instituciones de intermediación financiera de ambos países para dejar iniciado los trabajos a finales del año 2007.

Al regresar al país encuentró que los hermanos Castillo, supuestamente le habían vendido una porción de su terreno de 5000 metros al señor ARISTIDES RADHAMES CORDERO, el 20 de noviembre de 2007,  6 meses después de haberle comprado y entregado la primera partida de 5 millones 200 mil pesos y  incluyéndole parte de la playa, lo que quita un 50% del valor de la propiedad.

Boisse informó que luego de tener el título original, contrato de venta, recibo por el monto de RD$5.2 millones de pesos,  recibo de pago de impuesto  en la DGII  y otras documentaciones requeridas para la transferencia,  acudió a las autoridades competentes a registrar su terreno a su nombre, pero la registradora de titulo de El Seybo, Luz Martínez, le puso dificultades, alegando un nuevo deslinde, a pesar de no era necesario porque había depositado la solicitud de transferencia 2 semanas antes de entrar en vigencia de la nueva ley de Catastro.

Precisó que la registradora Luz Martínez le autorizó un nuevo deslinde, y contrató  un agrimensor, pero la Registradora de Título volvió a negarle el registro, porque el segundo comprador Cordero le había puesto una oposición.

Boisse informó que  el 26 de marzo del 2008, entregó al Tribunal Superior de Tierra de El Seybo, el original de título a nombre de los hermanos Castillo, contrato de venta, el deslinde de los terrenos, pagos de impuestos a la transferencia en la DGII, entre otras documentaciones requeridas para la transferencia.

Cuenta que su caso ha recorrido varios tribunales y ninguno de ellos se ha detenido a observar y analizar las documentaciones del conflicto, atribuyéndola a componendas entre fiscales, jueces y abogados, quienes se han unido para estafarlo  y que las autoridades judiciales no han investigado a profundidad su casa.

El conflicto judicial inicia en el Tribunal de Tierra de Primera Instancia de Hato Mayor, y la jueza suplente Yenis Morales, rechaza archivar y permitir registrar el título a su nombre, decisión que toma sin ver los documentos originales en manos de Boisse, como el acto de compra, título original, certificación de pagos de impuestos, etc.

Recuerda que en varias ocasiones en el proceso judicial, el empresario había presentado las  documentaciones originales al juez titular de El Seybo, pero éste en reiteradas ocasiones le había informado que no era necesario para tomar su decisión, por lo que se sospecha que hubo indelicadeza o tráfico de influencia de parte de los hermanos Castillo y doctor Radhames Cordero con el juez, quien al momento de tomar la decisión se ausenta del tribunal y envía a la juez suplente Yanis Morales para que esta toma la decisión del caso.

Aclara que el señor que colocó oposición su porción es otra 75W Bis, en en la misma parcela, pero no en la parte suya, por lo que el Tribunal Superior de Tierra decidió que él no tenía calidad, pero aun así  Cordero apela decisión SCJ y luego lo envían a Santiago, donde entre todos hacen un acuerdos extrajudicial para perjudicarlo.

Dijo que ese conflicto lo mantuvieron en un tribunal por más de 2 años sin tener ninguna sustentación y basándose en falsedades y mentiras, estrategia a la que nunca cedió y al contrario, pudo demostrar o desenmascarar a los acusadores y el tribunal no encontró ninguna base que pudiera implicarlo en ningún acto ilícito en este país.

Comentarios

Compartir