Por qué los datos de pobreza son tan difíciles de creer?

El crecimiento de la economía impresiona, la generación de nuevos empleos supera las expectativas del Gobierno y la pobreza, ese monstruo tan difícil de atacar, finalmente empieza a ceder, y lo hace a un ritmo que para muchos es impresionante.

Así de alentador es el escenario económico que presenta República Dominicana en estos momentos. Pero los enunciados basados en estos indicadores macroeconómicos generan controversia. ¿Pecan de ingenuos o superficiales? ¿Están “maquilladas” las cifras oficiales?

La respuesta es compleja. Paradójicamente las cifras no siempre dicen lo que dicen, o en todo caso, lo que la gente vive o siente. Intentamos aproximarnos a una explicación, en principio para los indicadores de pobreza, que son tan debatidos actualmente.

Pobre, de acuerdo con la metodología oficial, es toda persona cuyo ingreso mensual sea de $4,809 pesos o menos. Click Para Twittear

Para empezar, es preciso tener en cuenta qué es la pobreza según la metodología oficial de República Dominicana, que está basada en el criterio monetario establecido por el Banco Mundial.

Pobre, de acuerdo con la actualización de la línea de pobreza correspondiente a noviembre de 2017, es toda persona cuyo ingreso promedio por día es de 4 dólares PPA (dólares en paridad internacional de poder adquisitivo, no dólares ordinarios) o menos.

En pesos dominicanos, al mes, este ingreso suma apenas RD$4,809.00. De este modo, toda persona que registre ingresos mensuales mayores a este monto, así sea pequeña la diferencia, está por encima de la línea de pobreza y, por ende, no está considerada como pobre estadísticamente.

Estas barreras, que son necesarias para generar estadísticas, no son igual de contundentes en la práctica. Por eso, buena parte de la población con más carencias se puede sentir y percibir como pobre – incluso vivir como pobre- aunque las estadísticas no lo consideren así y lo ubiquen en el rango de los vulnerables.

Puede ocurrir incluso con la población que está lejos del nivel de pobreza. El economista Rolando Guzmán hizo referencia al tema en 2011, en un estudio titulado El estrato de ingresos medios en el umbral del Siglo XXI: De los hogares clasificados como de ingreso medio, “al menos 40% parece percibirse como muy pobre o como cercano a muy pobre”. 

Caricatura de Cristian Hernández publicada en Argentarium el 31 de enero de 2017.

Así, bajo el criterio oficial de pobreza monetaria, un hogar compuesto por cuatro integrantes se considerará pobre si sus ingresos mensuales son equivalentes o inferiores a RD$17,639.00. Si supera este monto, la familia no será clasificada como pobre, pero es muy probable que se perciba a sí misma como pobre y que viva en condiciones similares a las que viven los pobres.

Con la aplicación de esta metodología el Ministerio de Economía, Planficación y Desarrollo (Mepyd) halló que la pobreza en el país es de un 25.5% (dato de 2017) y que ha bajado 14.2 puntos en los últimos cinco años (2012-2017). El mayor impulso ha sido en los últimos cuatro años. Todavía en 2015 (con 30.8%) los niveles de pobreza eran similares a los del año 2000 (31.8%­), antes del estallido de la crisis financiera que generó unos 1.8 millones de nuevos pobres.

El ingreso laboral es “el principal responsable”

Aunque el Gobierno asegura que crea más de cien mil empleos cada año, esto parece ser insuficiente. La principal causa del descenso de la pobreza en estos años ha sido el aumento del ingreso, de acuerdo con las estadísticas del Mepyd.

“Cuando aplicamos el primer modelo, que descompone la caída de la tasa de pobreza según el crecimiento y la distribución del ingreso, lo que obtuvimos fue que en los últimos cinco años (2012-2017) hubo una parte de ese cambio que se debió a mejoramiento en el ingreso de los hogares, y una parte más pequeña asociada a mejoramiento en la distribución”, explica el economista Antonio Morillo, especialista en pobreza del Mepyd.

Esto se refleja en la medición más reciente (2017). Por ejemplo, la pobreza monetaria cayó 3.2 puntos porcentuales. De eso, 1.9 puntos corresponden a mejoramiento del ingreso laboral promedio, que representa el 80% del ingreso de los hogares. El 1.3 corresponde a mejoramiento de la distribución del ingreso.

Esto significa que el aumento del ingreso en los empleos existentes ha sido “el principal responsable de la disminución de la pobreza”. Morillo lo relaciona a aumentos salariales en sectores como educación, salud y algunas empresas privadas.

También puede asociarse a la inversión pública en la construcción de nuevos planteles escolares, una actividad que si bien deja “derramar” la riqueza, lo hace de manera temporal, por lo que los ingresos que genera no son necesariamente sostenibles.

RD tiene tantos pobres como en el año 2000

Pese a estos avances, la realidad dominicana sigue siendo muy dura, pues lo que indica la tasa de pobreza es que 2.5 millones de dominicanas y dominicanas viven con RD$4,808 o menos al mes. A pesar de un ambiente económico tan favorable el país tiene prácticamente la misma cantidad de personas viviendo en la pobreza que a principios del año 2000.

“No es motivo de orgullo que todavía más de 2.5 millones de dominicanos sufran de tales carencias. La superación de este mal es el primero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible al 2030, a los que el país se comprometió en el seno de las Naciones Unidas y en los que está empeñado el Gobierno”, reconocía el propio Mepyd en un documento sobre pobreza monetaria publicado recientemente.

Más desigualdad

Además, el país continúa por encima del promedio latinoamericano en los niveles de pobreza y desigualdad social. Aunque la pobreza en general ha bajado, no ha ocurrido lo mismo con los niveles de desigualdad social, que han estado aumentando según las propias mediciones oficiales hechas a través del coeficiente de Gini.

Este indicador ha aumentado tanto en el campo como en las ciudades, aunque con mayor firmeza en las últimas, lo que significa que la brecha entre los más pobres y los ricos se está ensanchando.

Fuente: Boletín No. 4 de Estadísticas Oficiales de Pobreza Monetaria, Mepyd.

Un criterio cuestionado

El hecho de que la medición oficial de la pobreza se enfoque exclusivamente en el aspecto monetario ha sido severamente cuestionado en los últimos años, a nivel internacional y en el plano local. Por eso han ganando espacio las metodologías conocidas como “multidimensionales”, que analizan, más que el ingreso, las condiciones de vida de la gente y sus carencias o necesidades básicas insatisfechas.

Morillo explica que en el país se utilizan algunas formas de medir la pobreza basadas en un criterio multidimensional.

En RD, las metodologías de pobreza multidimensional arrojan niveles de pobreza inferiores a los obtenidos usando el criterio monetario. Click Para Twittear

Cita, por ejemplo, la pobreza calcula en base al Índice de Necesidades Básicas Insatisfechas y al Índice de Calidad de Vida, que se usa desde 1997 y sirve para elaborar el mapa de la pobreza. Se han aplicado también algunas variantes del Índice Multidimensional de Pobreza (IPM), desarrollado en la Universidad de Oxford (una de ellas diseñada para América Latina y otra para RD, como iniciativa de la Vicepresidencia de la República).

Entonces, ¿qué tan pobres somos según estas mediciones? El IPM global arroja para República Dominicana resultados de pobreza extremadamente bajos (alrededor del 8%), por lo que los analistas han optado por aplicar la variación diseñada para América Latina. Esta está integrada por trece variables o privaciones agrupadas en cinco categoría: vivienda, servicios básicos, estándar de vida, educación y empleo y protección social.

Los resultados arrojaron niveles de pobreza inferiores a los que se evidencian con la metodología de pobreza monetaria, y no demasiado distantes: 23.1% en 2016, cuando la pobreza monetaria era de 28.9%.

Lery Laura Piña

Lery Laura Piña

Comentarios

Compartir