Una Policía con cuerpo pero sin cabeza… Por el periodista Salvador Holguín 

Hilando Fino

Es desesperante la situación que se vive en el país en cuanto a la inseguridad, desasosiego, pánico, zozobra, estado de shock y desprotección de la familia dominicana en estos momentos por la delincuencia que ha humillado a las autoridades que están para combatirla, si pensara de manera individual no me preocuparía ni tampoco defendería a mi pueblo en nuestros programas televisivos: “Lo Que Otros Callan” e “Hilando Fino”, porque tengo mi escolta privada que dentro de lo que produzco debo destinar una partida de dinero para pagarla, ya que el gobierno del presidente Danilo Medina no nos garantiza a ningunos la integridad física y mucho menos nuestra tranquilidad. Pobre de aquellos dominicanos que no tienen o producen al igual que nosotros los recursos para pagar su seguridad personal.

Según el estudio más reciente realizado por la firma CID-Gallup, más del 17% de los hogares de Centroamérica ha sido víctima de la fechoría. Indica además que República Dominicana posee el porcentaje más alto de personas torturadas y/o sacrificadas por la delincuencia con un 25%. Esto obedece a la falta de políticas públicas para enfrentarla, esta es la razón por la que decimos que en Dominicana tenemos “una Policía con cuerpo, pero sin cabeza…”

Mientras la seguridad ciudadana se cae a pedazos, llegando al extremo de tener que lanzar a los guardias (los centinelas de la patria) a las calles, ya que las actuales autoridades policiales no han sido capaces de articular un “plan estratégico” efectivo e inteligente en esa dirección para devolverle la paz, tranquilad y el país a todos los dominicanos.

Hubo un momento en que llegamos a pensar que el actual director de la Policía Nacional, Peguero Paredes, tenia sumo interés en hacer una buena gestión, sin embargo, sus limitaciones y poca formación e inexperiencia para dirigir una institución como la PN, la cual le ha quedado muy grande, por ello hoy tenemos una de las policías más disfuncional del mundo. Las lagunas e incertidumbres propias de su gestión se ponen de manifiesto en las funestas acciones llevadas a cabo.

Solamente a una cabeza enana se le ocurre que mientras la delincuencia devora a la población matando y atacando los ciudadanos a plena luz del día, que nadie quiere salir de su casa por temor a ser asesinado por los facinerosos, nos llama poderosamente la atención que por simples celos y chisme son muchos los oficiales generales que están sin funciones y marginados en la institución como es el caso de Acosta Castellano, Rosado Vicioso, Campusano Jiménez, Jacinto Minaya, Arturo Pujols y Sena Rojas, entre otros, no puede ser posible que esa sea la forma de tratar a los altos mandos policiales, sin embargo, nada es fortuito en la vida…

Comentarios