Al recuerdo de Duarte, estamos convocados a lograr más acceso a educación y salud

“Al recuerdo de su nombre, estamos convocados a luchar por la supervivencia de la Nación”. Así lo dijo Danilo Medina en ocasión de conmemorarse mañana, el 204 aniversario del natalicio de Juan Pablo Duarte.

Agregó que la lucha es “en pos de que nuestro pueblo logre un efectivo acceso a la educación”. Igualmente, “que los servicios de salud alcancen a toda la población”.

“Mantengamos un crecimiento económico sostenible, capaz de garantizar una equitativa y justa distribución de los bienes”. Esto para “que aleje de la pobreza a los más vulnerables”.

Paradigma para que jóvenes asuman compromiso por la Patria
Precisó que Duarte es el paradigma para que las nuevas generaciones asuman el compromiso por la Patria. También, la inspiración y el estímulo ante la necesidad de trabajar por el desarrollo constante de nuestro país.

“Se convirtió en un verdadero apóstol, entre el grupo de jóvenes revolucionarios que se unieron a la causa”. Dijo que el Patricio lo hizo “para legarnos el derecho de disfrutar de libertad, en una sociedad regida por la democracia”.

Danilo Medina hizo un llamado a quienes tenemos el honor de conservar la herencia patriótica de los Fundadores de la República.

“Debemos asumir con responsabilidad el deber cívico de participar en los esfuerzos destinados a superar los difíciles retos que plantea la modernidad”. Esto “para evitar que aniquilen los más preciados valores de la dominicanidad”.

Nuestra deuda de gratitud hacia el Padre de la Patria es inmensa
En ese contexto, valoró los sacrificios y desvelos del fundador de la República. Señaló que a Juan Pablo Duarte le “debemos el privilegio de llamarnos dominicanos”. De igual forma, el honor “de vivir en un Estado libre e independiente denominado República Dominicana”.

“Nuestra deuda de gratitud hacia el Padre de la Patria es inmensa”, ponderó. Al mismo tiempo, resaltó la trascendencia y generosidad de su entrega en cuerpo y alma a la causa de la Independencia.

Expresó que “el precio de su sacrificio fue morir en un inmerecido exilio, desprotegido, sumido extrema soledad”. Igualmente, “rodeado tan solo de las precariedades de una pobreza inconcebible”.

“¡Honor y gloria a Juan Pablo Duarte, Padre de la Patria!”, concluyó el presidente de la República.

Comentarios