Cónsul Castillo agradece amor del cardenal de NY, Tihothy Dolan, por RD y los dominicanos al iniciar el Mes de la Herencia Dominicana

NUEVA YORK.-El cónsul general de la República Dominicana en esta ciudad felicitó a los dominicanos por demostrar una vez más su devocion a la Virgen de la Altagracia, al participar masivamente en la misa que fue oficiada el pasado domingo en su honor en la Catedral San Patricio y los invitó a hacer acto de presencia en las actividades del Mes de la Herencia Dominicana que se iniciaron con ese acto religioso.

Asimismo Carlos A. Castillo expresó públicamente su agradecimiento al cardenal de la Arquidiócesis de Nueva York, Timothy Dolan, por sus palabras de bienvenida que les dio tanto a él como a la Primera Dama Cándida Montilla de Medina y su amor y admiración por la nación dominicana, en la misa oficiada por monseñor Héctor Rafael Rodríguez Rodríguez, obispo de Diócesis de La Vega, provincia a la que estuvo dedicada la ceremonia.

En más de tres ocasiones Dolan dijo, al dar la bienvenida a los feligreses, que tiene mucho amor por los dominicanos. “¡Viva la Primera Dama de la República Dominicana… Viva la República Dominicana!”, proclamó jubiloso y visiblemente emocionado el máximo representante de la Iglesia Católica en la ciudad de Nueva York, en medio de un estruendoso aplauso de los presentes.

El cónsul Castillo precisó que “el cariño por la República Dominicana y por la comunidad dominicana residente en los Estados Unidos expresado por monseñor Dolan, debe ser objeto de reconocimiento y a la vez de agradecimiento de parte de nuestros connacionales residentes dentro y fuera de la patria”.

“Celebrar y honrar a la protectora del pueblo dominicano es algo que no tiene precio”, proclamó Castillo al ser entrevistado por periodistas de distintos medios de comunicación luego de concluir ayer el acto religioso en el que la mayoría de los presentes en la Catedral San Patricio enharbolaba la bandera dominicana en pequeñas astas de mano.

El Día de la Virgen de la Altagracia se celebra el 21 de enero pero la comunidad dominicana católica residente en esta urbe lo festeja el domingo que antecede a esa fecha para dar oportunidad a que el obispo a quien se le dedica la celebración religiosa y varios sacerdotes puedan viajar a esta metrópoli desde la República Dominicana y participar también en su banquete de gala, el cual se efectuó el pasado viernes en el Astoria World Manor, localizado en Queens.

Un momento que revistió mucha solemnidad se produjo cuando la primera dama Montilla de Medina acompañada por el primer congresista estadounidense de origen dominicano, Adriano Espaillat, y el cónsul general en Nueva York, Carlos A. Castillo, en companía de su hija Laura Isabel Castillo, fueron invitados a llevar agua y ostias hasta el altar para la eucaristía, siendo recibidos por monseñor Rodríguez Rodríguez.

El cónsul Castillo se mostró satisfecho porque no sólo los fieles devotos de la Virgen asistieron con mucho entusiasmo y alegres, sino porque también pusieron en alto la dominicanidad al agitar la bandera de su país en el oficio religioso que fue concelebrado por monseñor Ramón Benito Ángeles, vicario episcopal territorial de Santo Domingo Este y sacerdotes de distintas parroquias localizadas en comunidades habitadas mayormente por dominicanos aquí.

“Esperamos que con ese mismo espíritu lleno de júbilo, decisión y firmeza, todos los dominicanos residentes en Nueva York y otras ciudades vecinas, asistan a las distintas actividades que serán realizadas como parte de la celebración del Mes de la Herencia Dominicana que concluirá el 27 de febrero, cuando conmemoraremos el 173 aniversario de la Independencia de nuestro país”, subrayó.

Además del cónsul Castillo, asistieron al acto religioso otros funcionarios del Gobierno del presidente Danilo Medina en Nueva York y oficiales electos estadounidenses de origen dominicano, entre ellos el concejal Ydanis Rodríguez, la senadora estatal Marisol Alcántara, la asambleísta Carmen de la Rosa y el ex asambleista estatal Guillermo Linares.

Comentarios

Compartir