RSF pide que sea puesto en libertad el periodista holandés Okke Ornstein, condenado en Panamá por difamación

PANAMA. El 15 de noviembre de 2016 el periodista Okke Ornstein fue arrestado y encarcelado en Panamá, por un caso que se remonta a 2012, cuando el reportero fue condenado a 20 meses de prisión por difamación. Frente a las numerosas irregularidades judiciales y a una sentencia completamente desproporcionada, RSF pide que sea puesto en libertad de manera inmediata.
No deja de parecer irónico que del 1 al 4 de diciembre de 2016 se haya realizado en la ciudad de Panamá la Conferencia Internacional Anticorrupción (IACC por sus siglas en inglés). Días antes el periodista holandés Okke Ornstein fue detenido en la aduana del aeropuerto internacional de Tocumen, de la ciudad de Panamá, cuando regresaba de un viaje por los Países Bajos, y fue encarcelado enseguida. Okke Ornstein está en el punto de mira de la justicia por haber denunciado en sus publicaciones graves casos de corrupción en el país.
Okke Ornstein es un periodista independiente que vive en Panamá desde hace 15 años; ha colaborado con numerosos medios de comunicación, como la cadena Al Jazeera. El 14 de diciembre de 2012 fue condenado a 20 meses de prisión (ocho meses por injuria y doce por calumnia), tras una demanda presentada por el empresario canadiense Monte Morris Friesner, por una serie de artículos que el periodista publicó en el sitio web Bananama Republic (uno de sus blogs personales). Okke Ornstein denunciaba en ellos las actividades ilícitas (fraude y blanqueo de dinero) de la empresa Pronto Cash, creada por Morris Friesner en Panamá; delitos por los que el hombre de negocios es juzgado penalmente por la justicia local. En 1995 la justicia estadounidense había declarado culpable de los mismos delitos al empresario canadiense.
En su blog, Okke Ornstein solía criticar, con ironía, las prácticas comerciales dudosas y la corrupción en Panamá.
RSF se puso en contacto con la abogada de Okke Ornstein en los Países Bajos, Channa Samkalden, quien afirma que el proceso no se realizó en condiciones justas y que a su cliente no se le proporcionó asistencia jurídica adecuada para defenderse en Panamá. La sentencia fue apelada, pero en 2015 la justicia la confirmó. Por su parte, la familia de Okke Ornstein se pregunta por qué lo detuvieron precisamente en este momento. Asimismo, afirma que frente a la falta de información de la justicia panameña, Okke Ornstein nunca imaginó que lo encarcelarían y no pensaba que era necesario apelar esta sentencia.
“RSF pide a la justicia panameña que ponga en libertad inmediatamente a Okke Ornstein y que retire los cargos en su contra, en espera de un juicio justo”, señaló Emmanuel Colombié, responsable del Despacho América Latina de RSF. “Desgraciadamente, en Panamá los procesos penales por difamación son comunes y los periodistas considerados ‘molestos’ se encuentran a menudo frente a los tribunales. Deben cesar estas prácticas, que constituyen una grave amenaza para la libertad de prensa en el país,”, añadió.
El Ministerio de Asuntos Exteriores de Panamá se pronunció públicamente el 1 de diciembre pasado; afirmó que el proceso judicial se había realizado conforme a las leyes en vigor en el país y que cada vez que fue necesario, Okke Ornstein había contado con un representante legal para su defensa.
Aseveraciones que Okke Ornstein y su familia refutaron inmediatamente. El periodista explica que la abogada que asignaron para defenderlo, Ana González, no se comunicó suficientemente con él, que nunca le informó de las posibles opciones legales ni respondió a sus solicitudes. Okke Ornstein también lamenta que durante las audiencias no hubiera un intérprete holandés.
Algunas personas cercanas a Okke Ornstein se han movilizado para que se haga justicia e informan constantemente sobre los avances del caso en el sitio web FreeOkkeOrnstein.org; sin embargo, no han podido visitar al periodista. Por otra parte, Manuel Succari, el abogado panameño de Okke Ornstein, señaló que la hija del periodista fue humillada públicamente por los guardias penitenciarios de la prisión.
Okke Ornstein ha asumido una postura muy crítica frente a la corrupción en Panamá, por lo que ha sido acusado de difamación numerosas veces. Además de los 20 meses de prisión a los que fue sentenciado en el caso Morris Friesner, Okke Ornstein enfrenta otra sentencia de 18 meses de prisión, debido a una demanda presentada diciembre de 2015 por Patrick Visser, un hombre de negocios holandés. Éste acusa al periodista de haber publicado en Bananama Republic información sobre un sistema de reducción de emisiones de carbono fraudulento, operado por su empresa Silva Tree en Panamá. De manera simultánea, Okke Ornstein también fue inculpado de difamación en otros tres casos, a los que la justicia aún no ha dado seguimiento.
Panamá se encuentra en el lugar 91, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa publicada por RSF en 2016.
Comentarios

Compartir