Relaciones publicas de Muros/Por:  Luis Rojas 

En República Dominicano, al igual que en otros países de América Latina, el desarrollo de las relaciones públicas ha sido más cuantitativo que cualitativo. Tanto aquí como allá, las causas que han hecho posible el bajo desempeño cualitativo de las relaciones públicas, en empresas privadas y en instituciones públicas, son las mismas.
Por ejemplo, la mayoría del talento humano que labora en dicha área carece de conocimientos especializados, pobre referente teórico en torno al quehacer de éstas, visión distorsionada de sus funciones estratégicas, empoderamiento irracional de viejas prácticas (agente de prensa, 1850), entre otros motivos. No es ético utilizar las relaciones públicas para mal explicar las razones que permiten a algunas empresas ser cada vez más ricas, mientras que los habitantes de las comunidades donde ellas operan son extremadamente pobres.

El desempeño sistémico y estratégico de las relaciones públicas siempre dependerá de la calidad profesional y humana del personal responsable de gestionar sus políticas, objetivos, estrategias y acciones tácticas. Todavía hoy, en muchas empresas e instituciones, las relaciones públicas son vistas y empleadas como plataforma mediática para transformar grandes mentiras en verdades relativas, para manipular determinadas realidades, para ocultar resultados de decisiones negativas y prácticas gerenciales deshonestas. Las relaciones públicas de muros se empeñan en justificar las razones que tienen las empresas lucrativas para no cumplir con su responsabilidad ética y social.
Las relaciones públicas de muros establecen mecanismos físicos y abstractos que aíslan a las empresas e instituciones de su responsabilidad social y las desvinculan de sus grupos de interés. Uno de los propósitos estratégicos de las relaciones públicas es el de crear puentes para facilitar el diálogo, el vínculo y el involucramiento social.

Comentarios