La diferencia entre 4G y LTE

La conexión a internet de nuestros dispositivos es cada vez más eficiente. El conocido 3G, o lo que es lo mismo, la tercera generación de redes mediante las que todavía se conectan algunos, fue la encargada de abrirnos camino a las infinitas posibilidades con las que cuentan los smartphone. Sin el 3G, no podríamos haber empezado a ver vídeos online, utilizar aplicaciones o navegar por simples páginas web. Sin embargo, el 4G ha cogido hace poco el relevo.

El 4G es la cuarta generación de redes, una evolución de la tercera que se basa en el conocido protocolo IP. Para ver la diferencia entre ambas rápidamente, solo hay que tener en cuenta que con el 3G alcanzábamos una velocidad de descarga de unos 7 Mbps, mientras que con el 4G podemos llegar hasta 80 Mbps. Eso sí, el 4G no trabaja siempre solo. Para poder incrementar todavía más el ancho de banda, actúa con distintas tecnologías como la LTE (Long Term Evolution), gracias a las cuales puede alcanzar incluso los 300 Mbps.

La LTE, una evolución de los estándares GSM/UMTS, es una de las tecnologías más utilizadas por el 4G, ya que  puede llegar a triplicar su velocidad inicial. Así pues, no hay que confundir ambos términos como algunos usuarios hacen. El 4G es la cuarta generación de redes en sí misma, y el LTE es una tecnología que le pertenece y complementa. Gracias a él, los operadores y fabricantes reducen costes que pueden invertir en su propia mejora, y nosotros ganamos en calidad de navegación.

Para poder utilizar el 4G LTE, necesitamos un dispositivo que lo soporte y una tarifa que lo contemple. Afortunadamente, hoy en día contamos con numerosos celulares con esta funcionalidad, tal y como el iPhone 7, el iPhone 6s, el Sony Xperia Z o el Samsung Galaxy J7. Respecto a la cobertura, T-Mobile ofrece una amplia red 4G LTE para que puedas escoger un plan a medida y así empieces disfrutar lo antes posible de sus ventajas.

A efectos prácticos, la velocidad extra que se consigue gracias al 4G LTE puede verse reflejada en múltiples tareas. Para empezar, si poseemos un celular como los anteriormente mencionados, podremos descargar y subir vídeos de alta calidad  estemos donde estemos sin los tediosos cortes del 3G. De esta manera, también podremos realizar streamings o verlos sin problemas. Por otro lado, será posible descargar todo tipo de aplicaciones y utilizarlas a la vez sin que el internet nos empiece a fallar. El jugar videojuegos online tampoco será un problema, ya no tendremos que sufrir con el lag –retraso de imagen-.

En definitiva, la cuarta generación de redes, unida al estándar LTE, nos brinda la posibilidad de navegar con nuestro teléfono o tablet como si estuviésemos en el ordenador. Ya sea por requerimientos de trabajo o por simple afición, esta es la mejor opción actual poder mantenerse conectado a cualquier hora, ya estemos en un viaje o en nuestro vecindario.

Comentarios